Maridaje en Castilla

El maridaje de los vinos de Castilla; maridaje feliz

Pocos lugares de España cuentan con una riqueza gastronómica tan grande como la ribera del Duero. Buenos vinos, buena carne, buenos quesos y buena huerta convierten a esta zona en un vergel para cualquier gourmet.

La cocina de esta parte de Castilla es como sus campos, serena, sencilla pero con carácter. Un lechazo de Valladolid bien horneado resulta sublime acompañado de unas patatas a lo pobre y un buen reserva de la Ribera del Duero.

Viñedos de castilla

También van al horno cabritos y cochinillos en toda la ribera del Duero sin más compañía que un plato de lechuga fresca para «bajarlos» ante tan contundentes platos los reservas y los grandes reservas.

Una morcilla de Burgos conviene refrescarla como Dios Manda. En este caso podemos descorchar un buen crianza que suavice los bríos de la delicia burgalesa que como mejor sabe es frita.

Para los quesos de Burgos o Villalón contamos con excelentes blancos y rosados de sus denominaciones hermanas Rueda o Cigales.

La caza también esté en las mesas de Castilla auténtica. Un conejo con arroz y trufas resulta delicioso regado con un reserva de la D.O. La Mancha.

Uno de los principales exponentes de las carnes blancas de la zona es el «gallo de Tordesillas», plato que se completa con un vino joven de la tierra.

Como en casi toda la España interior, el bacalao se ha venido cocinando desde tiempos ancestrales. Este salazón se vuelve sublime cuando se guisa con paciencia como es el caso del bacalao al estilo de Valladolid En este caso sugerimos un tinto (por tratarse de un pescado carnoso) pero no muy viejo.

vinos de castilla leon

Las legumbres forman parte de toda la cocina de Castilla. Unas sencillas lentejas estofadas con su chorizo, tocio, morcilla y punta de jamón resultan tan deliciosas ahora como antiguamente. Por tratarse de un plato robusto podemos arrimarle un crianza carnoso a base de Merlo, por ejemplo.

Los grandes reservas de la Ribera del Duero deben acompañar platos poderosos, siendo costumbre tomar las primeras copas antes de que los platos lleguen a la mesa con objeto de saborearlos plenamente.

Interminable la lista de posibles comuniones entre los vinos de esta tierra noble y sus numerosas viandas…

Jaime Garrido
Últimas entradas de Jaime Garrido (ver todo)

Deja un comentario