Maridaje en Cataluña

El maridaje de los vinos de Cataluña. Perfecta comunión

Cataluña cuenta con multitud de vinos, muchos de ellos con Denominación de Origen.

En los últimos tiempos, la “nueva cocina catalana” cuenta con platos novedosos que recrean los platos tradicionales aportándoles aires de modernidad.

Sugerimos una recreación de los platos tradicionales (calçots, setas, mató, tomate seco, butifarra, escudella…) con un toque novedoso…

maridaje de vinos en barcelona

En los aperitivos no debe faltar el fabuloso espetec, y otros embutidos de Guisona y una aceitunas arbequinas, todo ello regado por un PenedĂ©s joven, frutoso y de buena estructura.

Con los Calçots conviene maridar un blanco afrutado (por ejemplo del PenedĂ©s) capaz de refrescar la fortaleza del sabor de la cebolleta y la salsa.

Una cama de patatas asadas o al horno bajo una butifarra al huevo, ligeramente ungida de crema de mostaza es otra sugerencia…

El bacalao a llauna es otra delicia catalana que, a pesar de su sencillez es capaz de dejar satisfecho al gourmet más exigente (naturalmente no nos referimos a esa cosa que se ve en algunos bares). Este pescado nos pide un tinto joven del Priorato (en lugar de uno más envejecido), por tratarse de un pescado carnoso.

Las setas son otra de las delicias catalanas que no debemos perdernos. Unas senderuelas revueltas acompañadas de un blanco del Priorato suave resultan deliciosas.

Rovellones, colmenillas, muxernons, setas de cardo, de chopo, llanegas, … todas, las de los ricos y las de los pobres maridan perfectamente con blancos y tintos de la tierra. Aquellas setas de delicado sabor (como las senderuelas) no maridan con vinos fuertes y si con aquellos otros que les permitan legarnos todo su aroma. Otras, como por ejemplo los rovellones, de sabor más fuerte, si maridan con tintos jóvenes no muy poderosos.

Una trufa sobre huevo pochĂ© le irĂ­an al pelo a un sabroso Syrah de estas tierras.

vinos de cataluña

Pero si lo que pretendemos es vĂ©rnosla con un plato contundente, una tosta de pierna de conejo (no olvide deshuesarlo previamente) con su delicioso “tumaca” perfumado al romero no debemos olvidarnos de un Ampurdán tinto.

Aunque, a nivel personal, yo me dejarĂ­a acompañar un buen Pla de Bages por un cuenco de escudella como dios manda (pero esto es muy personal, ya digo).

Tarragona cuenta, en la actualidad, con vinos capaces de acompañar sus sabrosos platos de pescado. Unas gambas bermejas a la plancha en esta buena compañía resulta extraordinarias, sobretodo cerca de la playa de Salou.

Cataluña es un ejemplo claro de la perfecta convivencia entre la nueva cocina, con toda la parafernalia estética, y los platos tradicionales más contundentes. A sus vinos les sucede lo mismo, de los vinos históricos del Penedés y Priorato hasta los más recientes de Pla de Bages o Ampurdán-Costa Brava.

Por este motivo, resulta muy interesante maridar platos nuevos con vinos de denominaciones jóvenes, vinos más novedosos, más afrancesados y de nuevas cepas (Merlot, Cabernet sauvignon, Syrah, …) y los platos tradicionales con los vinos ancestrales de Cataluña.

Jaime Garrido
Ăšltimas entradas de Jaime Garrido (ver todo)

Deja un comentario