Maridaje en Murcia

El maridaje de los vinos de Murcia; delicias del mar y la huerta

Resulta muy difícil encontrar tanta gastronomía y tantos vinos en tan poco espacio. Murcia, que cuenta con tres Denominaciones de Origen, posee una riqueza gastronómica que cuenta con mar y montaña, huerta y secano.

Imponentes arroces, sopas suculentas, guisos de carne y pescado, verduras, … Murcia no se priva de ningún manjar y nos ofrece todo el sabor ancestral de sus elaborados platos.

Un arroz con jibia bien puede arroparse con un blanco de Jumilla o un tinto joven. Resulta delicioso sobretodo si lo tomamos cerca de La Manga. Pero Murcia es tierra de arroces… el arroz a la piedra, con su pescado de roca y sus quisquillas, el arroz al horno, el caldero murciano, con mero y gallina de mar, o un sencillo y sabroso arroz pesquero… Todos resultan platos antiguos que los marineros elaboraban en los barcos con los pescados recién extraídos del mar y los productos de la huerta que estos valientes hombres de la mar llevaban abordo.

Maridaje con vinos en la ciudad de Murcia

De los arroces de huerta nos quedamos con la paella huertana. Espárragos, berenjenas, pimientos… Lo mejor de la huerta en un plato de arroz festivo y alegre.

En estos casos, lo mejor es maridar con blancos frutosos de cualquiera de las Denominaciones de Origen de esta tierra.

Para un tinto más poderoso nos vamos con las carnes. La caza y los animales de corral componen la base de la cocina Murciana. Un crianza refrescando un frito de conejo y patatas al ajo cabañil alegra la estancia de un gourmet amante de la comida sencilla y con sabor. También el pollo morisco nos puede dar muchas satisfacciones a los amantes de la cocina ancestral. Mejor con un blanco de Yecla o un tinto joven y suave.

Los vinos de Jumilla han experimentado una mejora sustantiva en los últimos años. Casa de la Ermita se ha situado en un puesto de preferencia entre los vinos de consumo, destacando por su excelente relación calidad-precio. Con estos y otros tintos similares podemos entonar un cordero a la murciana.

Elegir una receta de pescado del mar Menor es difícil por la gran variedad de ellas que existen. Una dorada de La Manga con patatas y pimientos, unos chipirones encebollados, una cazuela de mero mazarronero con sus espárragos o un lobarro al ajo pescador… Cualquiera de estos platos gana si lo acompañamos de vinos blancos frutosos de Murcia.

El pulpo guisado lo bordan en Murcia y se puede tomar de tapa en innumerables bares del centro de la capital. Porque Murcia es una de las capitales del tapeo de España. Alternar vinos murcianos con unos matrimonios de ensaladilla (ensaladilla sobre lazo de pico de pan) y otras delicias que se toman en la calle. Yo no salgo de la Plaza de las Flores cuando llego allí.

Las legumbres murcianas se ponen de relieve en todos los platos de olla. Así, un cocido con pelota resulta una de las mejores ollas de toda la gastronomía española. También la olla gitana expresa muy bien el valor de las legumbre en esta cocina de interior. Bien regadas con un tinto de Jumilla de nuevo cuño resultan extraordinarias; platos antiguos de una absoluta vigencia.

Vinos de la región de Murcia

La manera que tienen los murcianos de entender las verduras es diferente a cómo se interpretan sus recetas en el resto del país. La verdura debe llegar a la mesa de forma auténtica, si desvirtuar, sin perder su esencia huertana. Así, mientras que en otras comunidades se elaboran platos complejos, donde las verduras llegan sin fuerza a la mesa, o como parte de la guarnición, en Murcia la verdura es protagonista de muchos platos puros.

Unas acelgas rehogadas escasamente mantienen su sabor original, sus aromas sutiles y sus notas minerales. Por ello siempre debemos refrescarlas con blancos o claretes muy suaves. Un pastel de verduras, una coliflor al ajo arriero, unas habitas huertanas o un zarangollo a base de calabacines resultan platos suaves y buenos de pasar que no tienen nada que envidiar a otros platos más complejos y con ingredientes menos austeros.

Alfajoresalmojabenasbienmesabes… Los nombres de estos dulces delatan su origen árabe. Son muchos los dulces y postres murcianos y son muchas las cafeterías donde degustarlos. Es posible que Murcia sea una de las pocas comunidades donde se respeta la merienda. Las terrazas del centro de la capital se llenan de personas que hacen un alto en el camino para recargar pilas engullendo unos cuernos de hojaldreflores o unos cordiales de coco. Un buen maridaje sería una copita de «mistela» de la vecina Valencia; delicias levantinas.

Jaime Garrido
Últimas entradas de Jaime Garrido (ver todo)

Deja un comentario