Vinos de Gran Canaria

Historia de los vinos de Gran Canaria.

Gran Canaria es una de las dos capitales (con Tenerife) del Archipiélago canario situada en el Océano Atlántico, junto a las costas del norte de África. Fueron conquistadas por los Europeos durante el siglo XV. Aunque los primeros vestigios de actividad vitivinícola data del siglo I a.C., fue durante los siglos XIV y XV cuando los viñedos empezaron a cultivarse intensivamente.

Durante el siglo XVI los vinos canarios comienzan a exportarse a Madeira, a Jerez y a Inglaterra adquiriendo gran prestigio y calidad. Durante el siglo siguiente comienza la decadencia de los vinos canarios debido fundamentalmente a que Inglaterra acaba con el suministro de vides a las colonias inglesas y comienza a sustituirse el vino de malvasía por el vino de oporto y el de madeira. Durante el siglo XVIII, este deteriorado mercado con los ingleses unido a la inutilización del puerto de Tenerife debido a la erupción del volcán Garachico, dificultó aún más lo que en otros tiempos había sido un floreciente mercado.

Esta decadencia en la comercialización de vino culmina con los daños producidos por las plagas de oídio y el mildio en el siglo XIX. Ya en el siglo XX el vino se produce básicamente para consumo local. En Gran Canaria han coexistido dos denominaciones de origen: la del Monte Lentiscal y la de Gran Canaria que en 2.006 se han unificado bajo el nombre de Denominación de Origen Gran Canaria.

Climatología de Gran Canaria

En Gran Canaria, el clima oceánico tropical, presenta una gran variedad debido tanto al gradiente altitudinal como a la orientación y el efecto de los vientos alisios. Este archipiélago es de origen volcánico y sus suelos son por lo general bastante fértiles. Cada una de las islas presenta una gran variedad de microclimas condicionados por la influencia de los vientos alisios y por la corriente fría de Canarias, que suavizan las temperaturas y proporcionan humedad. Suelos y microclimas variados han dado lugar a múltiples sistemas de cultivo y a una gran variedad .La forma tradicional de cultivo de la vid es por “estaca”, cultivándose sobre sus propias raíces y aportando las ventajas que lleva consigo tanto a nivel fisilógico como enológico.

Variedades de los vinos de Gran Canaria

  • Variedades tintas.
  • Listán negro, negramoll, tintilla y malvasía negra.
  • La elaboración de los vinos, mayoritariamente tintos, se realiza con listán negro aunque también se utilizan las demás variedades como complementarias.
  • Variedades blancas.
  • Listán blanco, vijariego, moscatel, malvasía, gual, marmajuelo y Pedro Ximénez.
  • Los vinos blancos de malvasía presenta una coloración amarilla, muy sabrosos en boca y en nariz se aprecia aroma a hinojo.
  • Los vinos rosados son de color grosella, frescos y afrutados en boca con una graduación mínima de 11º.
  • Los vinos dulces de licor se elaboran con la Malvasía y presentan un color ámbar y una graduación mínima de 15º.

Las localidades del vino de Gran Canaria

Son muchas las localidades de esta denominación de origen que han apostado por la calidad de su vino, lo que se traduce en una renovación tecnológica en los procesos de elaboración de los mismos. Haremos un breve recorrido por algunas de ellas para darles a conocer los lugares, rincones , gastronomía y monumentos más emblemáticos de las mismas.

  • Las Palmas de Gran Canaria y su vino. Ningún visitante debería abandonar la isla sin visitar la Casa de Colón en la que se conservan piezas muy interesantes de la época colombina. Su litoral nos ofrece hermosísimas playas de gran valor natural como Las Canteras, así como espectaculares acantilados como el de El Rincón. Ya en las afueras de la ciudad podemos visitar Los Siete Lagares donde encontraremos unos pocos bares y tascas que nos ofrecen vinos y tapas de la comarca.
  • La Hacienda de La Caldera y su vino. Esta zona abarca hasta el monte Lentiscal, en el que hay extensas zonas de viñedos. Muchas de las bodegas enclavadas en este lugar pueden ser visitadas, incluyendo la visita ,en algunas de ellas, la cata de sus mejores vinos. A la hora de comer, nada como adentrarnos en alguno de sus bodegones en los que nos podremos deleitar con lo mejor de la gastronomía local regada con un buen vino del lugar.
  • Santa Brígida y su vino. Aquí se erigieron algunas de las primeras ermitas de la isla, lo que da cuenta de su temprano poblamiento. Merece especial mención la Casa del Vino de Gran Canaria, ubicada en pleno centro urbano, donde se pueden degustar y adquirir todas las variedades de vino que ofrece la isla, además de conocer la historia del vino y las características de las distintas zonas de producción. Los sábados y domingos no podemos dejar de pasear por el mercado al aire libre que se organiza en el casco urbano en el que encontraremos una gran variedad de productos locales como productos de la huerta y excelentes quesos.
  • Vega de San Mateo y su vino. Lo más atractivo de este lugar son sus huertas, sus viñedos y sus viviendas típicas. Los fines de semana se celebra un magnífico mercado agropecuario en pleno centro urbano. La elaboración de vino en este lugar data de antiguo, existiendo en la actualidad varias bodegas que continúan esta ancestral tradición, ofreciéndonos vinos cada vez de mayor calidad y más competitivos.
  • Terror y su vino. Es de merecido interés su casco antiguo repletos de bellas casonas con hermosos balcones que le confieren un aire pintoresco. En esta villa se está fomentando desde hace algún tiempo el cultivo de la vid y por ende la elaboración de vino. Es obligada la visita al Aula de la Naturaleza y el mercadillo del fin de semana en que se pueden adquirir excelentes quesos y repostería casera.
  • Artenara y su vino. Este municipio data del siglo XVIII. Su iglesia parroquial se encuentra en el centro urbano, aunque también existen otras ermitas, entre las que destacan la de la Virgen de la Cuevita y la de Acusa. Casi todo el municipio se encuentra dentro del Parque Natural de Tamadaba, en el que su exuberante naturaleza es un deleite para los sentidos. Tras un largo paseo por sus calles y plazas, nada como descansar en alguno de sus mesones especializados en comida isleña, donde por supuesto podremos degustar también sus excelentes vinos.
  • Valsequillo y su vino. Localidad de saludables viñedos y por ende magníficos vinos. Merece ser visitada la iglesia de San Miguel Arcángel de notable valor artistico, así como sus bodegas y el mirador de El Helechal.
  • Santa Lucía de Tirajana y su vino. Lo más llamativo de este municipio el el museo de Hao donde de conservan numerosas piezas aborígenes, fósiles marinos y terrestres y curiosos utensilios de arte popular. Para darnos un homenaje gastronómico, cuenta esta localidad con excelentes restaurantes especializados en comida canaria acompañada siempre de buenos vinos locales.

Muy importante

Cuando nos referimos a notas de cata lo hacemos en referencia a vinos muy bien criados y afinados. Vinos que han superado todas las pruebas y que han demostrado estar a la altura de los consumidores más exigentes.

En todas las Denominaciones de Origen hay vinos muy comerciales, vinos baratos que no se ajustan a una cata ciega. Por esa razón los descartamos.

Si usted desea someter a la cata de nuestros sumilliers un vino de su bodega o un vino de su preferencia sólo tiene que hacérnoslo saber poniéndose en contacto con nosotros.

Pero debe saber que nuestros sumilliers obrarán con justeza y es posible que no le guste lo que le digan del vino de su bodega o de su vino favorito.

Esperamos que entiendan que seamos tan estrictos. Todo ello redundará en beneficio de todos los amantes del vino.

Jaime Garrido
Últimas entradas de Jaime Garrido (ver todo)

Deja un comentario