Vinos de Jumilla

Historia de los vinos de Jumilla

El municipio de Jumilla se encuentra en al provincia de Murcia, en el Sureste de la península ibérica. La tradición de elaboración de vino en esta zona se remonta a tiempos de los íberos, de los cuales heredamos no sólo el cultivo de la vid, sino también de los cereales y el olivo.

Posteriormente, los griegos, grandes amantes del vino, continuaron con la tradición, habiéndose encontrado ánforas de vino en Coimbra del Barranco Ancho, en las proximidades de Jumilla. Con la llegada y dominio de los romanos este sector continuó creciendo, siendo en la época de la invasión árabe cuando el cultivo de la vid entró en declive debido a las leyes coránicas que prohibían su consumo.

En la alta edad media, ya recuperada la tradici√≥n, los intercambios comerciales se debilitaron y aunque se cultivaba la vid y se elaboraba el vino, √©ste era b√°sicamente para consumo propio. Se han encontrado utensilios que ponen de manifiesto la existencia de una industria vitivin√≠cola en los siglos XV y XVI. Aunque la superficie de¬†vi√Īedos¬†en esta √©poca era escasa. Durante el siglo XVII el cultivo de la vid fue¬†in crescendo.

La edad de oro para los vinos de Jumilla comienza en el siglo XIX, a pesar de la filoxera de filoxera que arrasó muchas zonas del país. Como consecuencia de dicha plaga, comienzan a exportarse vinos a Francia transformándose la elaboración de los mismos.

Ya en el siglo XX, recuperado el mercado francés, y con el ataque de la filoxera a nuestras vides, comienza la crisis que se traduce en la reducción de los terrenos dedicados al cultivo de la vid.

A partir de 1.950 se produce el resurgimiento del sector y fue en 1.966 cuando se fundó la Denominación de Origen de Jumilla. Actualmente existen planes de reestructuración y replantación y se están introduciendo variedades diferentes a la tradicional Monastrell.

Climatología y suelo de Jumilla

El clima¬†de Jumilla es de tipo continental, influenciado por la proximidad del mar mediterr√°neo al este y de la meseta de¬†La Mancha¬†por el oeste. Es un clima soleado, con unas 3.000 h de sol al a√Īo, y √°rido. La pluviometr√≠a es escasa e irregular, siendo ocasionalmente torrenciales.

Los inviernos son fr√≠os, las primaveras suaves y los veranos calurosos y secos. La temperatura media anual es de 16¬į. Suelen producirse heladas entre los meses de noviembre y marzo.

En cuanto al suelo, destacar que Jumilla es una zona agreste, donde los vi√Īedos se extienden en una altiplanicie rodeada de monta√Īas.¬†Los suelos¬†son pardos, pardos-calizos y calizos con gran capacidad de retenci√≥n h√≠drica y mediana permeabilidad, lo que permite subsistir a las vi√Īas en √©pocas de sequ√≠a prolongada. Son suelos pobres en materia org√°nica, su estructura no permite la propagaci√≥n de la filoxera, son de PH alto y baja salinidad, con una textura franca y franco-arenosa que les confiere una buena aireaci√≥n.

Variedades de los vinos de Jumilla

Las mencionadas condiciones climatológicas y orográficas constituyen un marco ideal para el cultivo de la más importante de las variedades de la región, la uva monastrell.

A partir de ella se obtienen unos excelentes¬†vinos tintos¬†j√≥venes caracterizados por un intenso color rub√≠, con tonos violetas. En nariz dan aromas frutales muy limpios que recuerdan a frutos del bosque. En boca son c√°lidos, con mucha estructura y fuerza, con¬†taninos¬†vivos y persistentes. Presentan una graduaci√≥n alcoh√≥lica de entre 12 y 14¬į. Los vinos de crianza, aparte de la elegancia de la madera bien integrada, son sabrosos y arom√°ticos.

Otras variedades autorizadas son la garnacha, garnacha tintorera y la cencibel de las que obtienen unos magníficos rosados, color rojo cereza, con vivos aromas frutales, plenos y frescos en boca. Y la recientemente admitida cabernet sauvignon.

Los vinos blancos se elaboran a partir de las siguientes variedades. Airén, Pedro Ximénez y macabeo, obteniéndose unos vinos color pajizo, con vivos aromas a frutos del bosque y equilibrados en boca.

Otras variedades foráneas como la merlot y syrah han demostrado su perfecta aclimatación a la zona cosechándose con ellas vinos muy complejos y de gran personalidad, lo que junto a la monastrell darán un impulso definitivo a los vinos de la comarca.

describimos las variedades:

botella de vino de jumilla
  • Monastrell. Tambi√©n conocida como Alcayata, Gayata y Garrut. Es una planta muy resistente a las heladas y la sequ√≠a. Sus racimos son grandes y compactos. Sus vinos son intensos, arom√°ticos, de color rub√≠ y alta graduaci√≥n. En boca son secos y carnosos.
  • Garnacha. Este tipo de uvas se encuentran en zonas c√°lidas y la calidad de sus vinos depender√° de los caracteres clim√°ticos de la zona. Producen excelentes rosados muy afrutados. Los vinos tintos, muy arom√°ticos y con buena graduaci√≥n, recuerdan en nariz la frambuesa y ciruelas pasas.
  • Garnacha tintorera. Es la √ļnica variedad tinta que tiene la pulpa coloreada.
  • Cencibel. Es una cepa robusta de racimo mediano y denso. Produce vinos de excelente calidad, bien equilibrados, aromas a frambuesa y bayas rojas. Bouquet de crianza con tonos a vainilla y canela. Acidez y graduaci√≥n medios, adecuados para el envejecimiento de sus vinos.
  • Cabernet sauvignon. Tambi√©n conocida como Burdeos tinto, Carbouet, Petit cabernet y Vidure. Procede de la regi√≥n francesa , Burdeos, y se cultiva en todas las zonas c√°lidas del mundo.Es una planta vigorosa con rendimientos no muy elevados. Sus racimos son mediano y poco compactos. Se usa como mejorante en el envejecimiento de vinos. Sus vinos son secos, con cuerpo, alcoh√≥licos, √°cidos, de color violeta intenso. En nariz son intensos, florales y vegetales. En boca presentan gran sabor.
  • Air√©n. Es una de las uvas blancas m√°s cultivada en Espa√Īa. Soporta bien los climas extremos y la falta de lluvia y es muy productiva. Proporciona vinos p√°lidos y arom√°ticos.
  • Pedro Xim√©nez. Se cree que fue Pedro Xim√©n, soldado de los tercios de Flandes quien la trajo desde el valle del Rin, a donde hab√≠a llegado desde las islas de Madeira y a √©stas desde Grecia. Se trata de una vid de tronco robusto, hojas de tama√Īo medio-grande, de color verde fuerte mate y de uvas de piel fina y pulpa blanca.
  • Macabeo. Tambi√©n conocida como Alca√Īol, Forcalla, Maccabeu y Viura. Es de brotaci√≥n tard√≠a, resistente a las heladas y sequ√≠as y sensible a las enfermedades. Sus racimos son grandes y densos. Sus vinos son de buena calidad, color pajizo con tonos verdes. En nariz presentan intensos aromas frutales, en boca son suaves y afrutados, elegantes, equilibrados y levemente amargos. Son vinos de baja graduaci√≥n.
  • Merlot. Es una cepa vigorosa procedente de Francia, de elevada productividad y brotaci√≥n temprana. Es muy resistente a las enfermedades. Sus racimos son medianos y poco compactos. Sus vinos son suaves, de alta graduaci√≥n, arom√°ticos y f√°ciles de beber. Presentan un color rub√≠ con tonos viol√°ceos y en boca recuerda hierba y especias. En nariz presentan aromas a ciruelas. Producen vinos equilibrados, con cuerpo, de color rojo con ribetes naranjas.
  • Syrah. Tambi√©n llamada Hignin Noir, Petite sirah, Serine, Hermitage y Sirac. Algunos sit√ļan su origen en Oriente Medio mientras que otros lo hacen en Siracusa (Italia). Es una planta de bajo rendimiento que gusta del sol y el calor y resiste bien las enfermedades. Sus racimos son medianos y compactos. El vino que se elabora con ella es de gran cuerpo, aroma ahumado y de color rojo oscuro.

El maridaje de los vinos de Jumilla

El vino de Jumilla es aut√©ntico, por esta raz√≥n¬†marida¬†muy bien con alimentos de la tierra murciana. Un Jumilla en la Plaza de las Flores junto a un buen trozo de pulpo resultan deliciosos. Porque el pulpo no s√≥lo es cosa de los gallegos, los murcianos lo entienden perfectamente aunque lo cocinen con un poco de salsa, en lugar del cl√°sico ¬ępulpo a feira¬Ľ con piment√≥n dulce con el que nos deleitan los del norte.

Un buen jumilla mientras nos abrasamos con un cocido con ¬ębola de carne¬Ľ como los que hace mi amiga Mar√≠a o un ¬ęarroz con pava y pelota¬Ľ, resultan del todo placenteros antes de la siesta. Una buena ¬ęensalada de Calasparra¬Ľ con arroz, un ¬ęmatrimonio¬Ľ de tapa en Plaza de Las Flores y un vinito… Demasiadas emociones para el paladar y para el esp√≠ritu.

Como sus vecinos los valencianos, los murcianos se las apa√Īan fenomenalmente con los arroces. No en vano Calasparra es una de las pocas localidades de Espa√Īa que cuenta con un arroz con Denominaci√≥n de Origen. Un ¬ęarroz con jibia¬Ľ ayunta de miedo con unas copas de vino joven de Jumilla.

En los bares de Lorca es costumbre servir habas frescas (con su vaina y todo) de tapa. Pedir un jumilla en estos bares equivale a un vino y un manojo de habas que tienes que ir abriendo y comiendo junto al vino. Resulta una sorpresa cuando te lo encuentras por primera vez, luego es toda una costumbre que echas de menos cuando est√°s fuera.

Porque la verdura es otra de las razones de ser de la cultura murciana, esa tierra de nadie y de todos entre Andalucía y Valencia. En tal carácter, nos encomendamos a los vinos blancos de Jumilla, de producción más exigua que los tintos pero igualmente gratificantes.

Tambi√©n los vinos blancos nos ayudan a refrescar los buenos pescados del Mar Menor como las fant√°sticas doradas salvajes, los calamares o el bonito. Insuperable la ¬ęcazuela de pescadores¬Ľ con su mero, rape,mujol… O el ¬ęgazpacho de mero¬Ľ que ponen en la costa.

Los fritos de conejo nos elevan hasta el infinito cuando se hacen al ajo caba√Īil como s√≥lo lo saben hacer all√≠.

También las migas, como en todas las zonas de pastoreo, se sirven en Murcia bien buenas y bien calientes, con todos sus avíos, tanto si se hacen a base de gachas como si son de miga de pan. hincarle el diente a un plato de migas murcianas junto a un vinito de Jumilla es una delicia de las que van quedando pocas en este mundo. Una cosa tan secilla, tan pobre y tan buena como unas migas y un vino tan noble y tan bien hecho; un matrimonio de los de antes.

Un arroz caldoso con bogavante en pleno Mar Menor murciano puede llegarnos al alma acompa√Īado de un jumilla bien elegido. No hace falta m√°s que eso y una ensalada con tomates de la huerta y hojas sencillas de lechuga bien ali√Īadas con¬†vinagre de Jerez.

Porque Murcia es todo gastronomía, huerta, Salcillo, Semana Santa y buen vino. Los murcianos saben vivir y lo hacen junto a unos platos y unos vinos que han heredado de antepasados, aquellos que supieron sacar el máximo partido a una mesa huertana y marinera.

Las mejores a√Īadas de los vinos de Jumilla

Siempre seg√ļn el Consejo Superior de las¬†Denominaciones de Origen, las mejores a√Īadas de los vinos de Jumilla se corresponden con los a√Īos: 1998 y 2004. Estas cosechas han sido calificadas como ¬ęexcelentes¬Ľ por el citado Consejo.

Con lo que se refiere a las¬†a√Īadas¬†calificadas como ¬ęmuy buenas¬Ľ son las siguientes: 1990, 1991, 1993, 1994, 1996, 1999, 2000, 2003, 2005 y 2006.

Como vemos, las a√Īadas ¬ęmuy buenas¬Ľ de los vinos de Jumilla son la mayor parte de ellas. Esta regularidad s√≥lo se consigue mediante una importante labor de homogeneizaci√≥n de procesos y una¬†vinificaci√≥n¬†que respeta los procedimientos tradicionales sin olvidar que nos encontramos en pleno S. XXI.

Las localidad del vino de Jumilla

Conoceremos ahora someramente, la localidad de Jumilla, sede de esta denominación de origen, sus monumentos, rincones, gastronomía y todo lo bueno que esta tierra puede ofrecer al viajero y amante de la buena mesa y del buen vino.

Jumilla y su vino. En la antesala del casco antiguo de Jumilla, nos encontramos con el museo de la Vid y el Vino de Juan Carcel√©n, en el que, previa visita concertada podremos admirar la herramientas, toneler√≠as y maquinaria utilizada a trav√©s del tiempo para la elaboraci√≥n del vino. Muy cerca de este museo consagrado al vino, encontramos otro dedicado a la Semana Santa, en la antigua ermita de San Ant√≥n. Otro elemento de la notable riqueza monumental de esta ciudad, lo constituye el teatro Vico, construido en el a√Īo 1883 sobre las ruinas del convento de las Llagas de San Francisco. Tambi√©n merece especial menci√≥n el Museo Municipal Jer√≥nimo Molina, dedicado a la Etnolog√≠a, Ciencias Naturales, Bellas Artes y Farmacia. Paseando por sus calles, nos encontraremos con un buen n√ļmero de casas solariegas que datan de tiempos muy remotos y le confieren a la ciudad un aire se√Īorial. En una de sus m√°s conocidas plazas, la Plaza de Arriba, se encuentra el palacio del Concejo del siglo XVI, actual sede del museo arqueol√≥gico, y la ermita de San Jos√©. En la calle m√°s antigua de Jumilla, del siglo XII, se encuentra la iglesia de Santa Mar√≠a del Arrabal, donde podemos finalizar nuestra ruta monumental. Tras este largo recorrido por la ciudad, podemos reponer fuerzas en alguno de los numerosos restaurantes y bares que salpican sus calles. En ellos nos ofrecer√°n lo mejor de la gastronom√≠a local, como los garbanzos con chorizo, las manitas de cerdo, los callos y como no lo mejor de la huerta murciana, todo ello acompa√Īado por un buen vaso del mejor vino de la zona.

Muy importante

Cuando nos referimos a notas de cata lo hacemos en referencia a vinos muy bien criados y afinados. Vinos que han superado todas las pruebas y que han demostrado estar a la altura de los consumidores más exigentes.

En todas las Denominaciones de Origen hay vinos muy comerciales, vinos baratos que no se ajustan a una cata ciega. Por esa razón los descartamos.

Si usted desea someter a la cata de nuestros sumilliers un vino de su bodega o un vino de su preferencia sólo tiene que hacérnoslo saber poniéndose en contacto con nosotros.

Pero debe saber que nuestros sumilliers obrar√°n con justeza y es posible que no le guste lo que le digan del vino de su bodega o de su vino favorito.

Esperamos que entiendan que seamos tan estrictos. Todo ello redundar√° en beneficio de todos los amantes del vino.

Jaime Garrido
√öltimas entradas de Jaime Garrido (ver todo)

Deja un comentario