Vinos de Malaga y Sierras

Historia de los vinos de M√°laga y Sierras de M√°laga

Ya en el S. XI, los √°rabes cantaban las alabanzas del sharah al malaqu√≠ al que atribu√≠an propiedades medicinales, mejorando el mal de melancol√≠a y ayudando a los ni√Īos inapetentes. Quiz√° sea por esta raz√≥n por lo que los √°rabes fomentaron la extensi√≥n de su cultivo, a pesar de la expresa prohibici√≥n cor√°nica.

Los vinos de M√°laga llenaron las copas de las mejores mesas europeas y americanas durante mucho tiempo. Desde el puerto de M√°laga part√≠an los barcos que abastecer√≠an a la casi totalidad de las latitudes occidentales y la actividad bodeguera se convert√≠a en la principal de cuantas ocupaban a los jornaleros malague√Īos.

Con el tiempo, la Costa del Sol pas√≥ a ser m√°s conocida por su turismo y por las bondades de su¬†clima¬†que por sus vinos. Pero precisamente en ese clima radica la generosidad extrema de los vinos de M√°laga. Desde las cepas axarque√Īas de V√©lez-M√°laga, Torrox, Algarrobo, Frigiliana o C√≥mpeta, escarpadas en terrazas impensables, dada la altitud de algunas de sus lomas, hasta los llanos de Cartojal o Antequera, las cepas de Pedro Xim√©nez maduran hasta poder ofrecernos uno de los mejores vinos del mundo.

Es cierto que las modas actuales (la tendencia hacia los vinos secos en el mercado es manifiesta) han reducido la producción de vinos de Málaga, pero también es cierto que se han depurado bodegas de vinos duros y poco elaborados, dejando paso a aquellos bodegueros que aman la tradición, pero que también han sabido adaptarse a los nuevos tiempos utilizando nuevas técnicas.

En la actualidad, y aunque menos conocidos, los vinos de M√°laga¬†blancos¬†(Cartojal, Carpe Diem, etc, ‚Ķ) buscan un lugar entre los finos y los blancos andaluces. M√°s suaves y adaptados al paladar moderno, nos aportan un toque afrutado, apuntando a los¬†amontillados¬†cordobeses, pero sin perder la esencia malague√Īa. Tambi√©n se ensayan¬†vinos tintos¬†en la zona de Ronda, aunque se trata m√°s de¬†vinos de autor¬†que de vinos de M√°laga sensu strictu.

Como recomendaci√≥n, procure no irse de este mundo sin haber levantado una copa de M√°laga en la ¬ęCasa del Guardia¬Ľ, en Puerta del Mar, un mediod√≠a soleado de la primavera del sur.

El clima y el terreno de M√°laga

Málaga se lo debe casi todo a su excepcional clima; también sus vinos.

Con unos veranos suaves en la costa y t√≥rridos en el interior, la¬†uva¬†de M√°laga alcanza unos altos concentrados de az√ļcares, lo que favorece la alta graduaci√≥n que alcanzan sus vinos. La Axarqu√≠a, con uno de los climas m√°s benignos de Europa resulta ideal para el cultivo de la uva¬†moscatel, destinada en buena parte al consumo de¬†mesa.

Los inviernos son cortos en la costa y algo más pronunciados en el interior, pero una primavera prolongada permite asolar las uvas hasta su optimización.

Los¬†suelos¬†en M√°laga son variados, y van de la m√°s pura albariza donde crecen vi√Īas y olivos, hasta otras menos calizas y m√°s arcillosas en el valle antequerano o el la comarca de la Axarqu√≠a.

Las variedades de vinos de M√°laga

La vinificación de los vinos de Málaga es sencilla. Consiste en fortificar el vino, tras su fermentación, con aguardiente. En otras ocasiones, como en el caso del arrope, sufre diferentes hervores y reducciones. Gracias a las diferentes mezclas y procesos se obtienen las siguientes variedades de vino:

  • Dulces:
    • Arrope.¬†Zumo de uva resultante de la reducci√≥n por hervor del mosto de pedro xim√©nez. Se emplea par afinar la crianza de las dem√°s variedades.
    • Mistela.¬†En este caso, la fortificaci√≥n con aguardiente tiene lugar antes de la fermentaci√≥n. La¬†mistela¬†es un vino muy dulce que se produce tambi√©n en la zona de¬†Valencia.
    • Vino de naranja.¬†Que resulta de a√Īadir esencias al vino de M√°laga, consiguiendo un sabor tremendamente afrutado, en ocasiones en exceso. Los¬†vinos de naranja¬†se dan fundamentalmente en el¬†Condado de Huelva
    • L√°grima.¬†Vino de primer prensado, alicorado y de aroma dulz√≥n.
    • M√°laga moscatel.¬†Elaborado en su totalidad con uva¬†moscatel¬†posee un color oro viejo y un aroma intenso. Dentro de esta variedad se encuentra el vino¬†moscatel dorado¬†que presenta una intensidad aun mayor.
    • M√°laga Pedro Xim√©nez.¬†Es el vino de M√°laga por antonomasia y se elabora exclusivamente con una Pedro Xim√©nez.
    • Pajarete.¬†A diferencia de los anteriores, este vino de M√°laga presenta una textura semiseca y tiene tonalidades √°mbar, sin llegar nunca a la opacidad del Pedro Xim√©nez. Puede alcanzar los 20¬ļ.
  • Secos:
    • Soleras.¬†Son los m√°lagas m√°s considerados y marcan la fecha de inicio de la solera. De sabor algo punzante y tonos oro y oro viejo, representan la culminaci√≥n del proceso de elaboraci√≥n de los vinos de M√°laga. El proceso de soleras (comunicaci√≥n de botas de mayor a menor antig√ľedad) le concede un aroma a madera, con toques azafranados que recuerdan sus iniciales sabores frutales. Su textura es semiseca, muy amplia en boca.

Vinos de las Sierras de M√°laga

Cuando pensamos en un vino de Málaga pensamos en un vino oscuro y dulce. Sin embargo, en Málaga hay otros vinos que han heredado la tradición milenaria pero que se incorporan a las nuevas fórmulas de cultivo y crianza de vinos.

La Denominaci√≥n de Origen Vinos de las Sierras de M√°laga se crea en el a√Īo 2001. Esta D.O. abarca una densa zona que va desde La Axarqu√≠a (Montes y Costa Oriental) hasta Ronda (en el l√≠mite con la provincia de C√°diz). Adem√°s, en esta denominaci√≥n malague√Īa se encuentran dos poblaciones cordobesas (Palenciana y Benamej√≠).

La D.O. Vinos de las Sierras de Mälaga elabora vinos tintos, vinos rosados y vinos blancos. En el caso de los tintos, los niveles de crianza son los siguientes:

  • Vinos de crianza. 6 meses en barrica y 18 en botella.
  • Vinos de reserva. 12 meses en barrica y 24 en botella.
  • Vinos de gran reserva. 24 meses en barrica y 36 en botella.

En la actualidad, los viticultores malague√Īos luchan por salir del t√≥pico de que en M√°laga s√≥lo se hacen¬†vinos dulces¬†y ofrecen vinos de aromas intensos, perfectamente ajustados en acidez y muy agradables en boca.

Los vinos blancos de las Sierras de Málaga son frescos, fragantes y gustosos. Muy fríos resultan ideales como aperitivo.

El maridaje de los vinos de M√°laga

El¬†maridaje¬†de los vinos de M√°laga va a depender mucho de las caracter√≠sticas del vino elegido. Particularmente recomendamos un ¬ępedrito¬Ľ (Pedro Xim√©nez) junto a unas pasas de La Axarqu√≠a y unas almendras tostadas. A los blancos malague√Īos les van muy bien los ¬ępescaitos¬Ľ de la bah√≠a malague√Īa y con unas cigalas de patas rojas.

La estrella de la gastronom√≠a malague√Īa es el ¬ęajo blanco¬Ľ. Esta sopa fr√≠a o tibia marida muy bien con un vino blanco D.O. Sierras de M√°laga e incluso con un pajarete.

En ninguna parte de Espa√Īa se entienden los pescados fritos como en M√°laga. Bien escurridos de harina y aceite, el propio profesor Grande Covian, le dedic√≥ elogios por ser una fritura saludable. Para refrescar el ¬ępescaito frito¬Ľ podemos apuntar muchos vinos…¬†Vinos de Rueda, blancos de C√°diz,¬†vinos rosados¬†o¬†albari√Īos.

La ¬ęporra antequerana¬Ľ es un gazpacho espeso (muy silimar al salmorejo cordob√©s) que admite cualquier combinaci√≥n con los vinos de la tierra.

El ¬ęgazpachelo¬Ľ es un caldo tibio o fr√≠o a base de pescado y mayonesa diluida. Es una¬†receta¬†muy suave que requiere un blanco como los de nuevo cu√Īo, bien fr√≠o.

Las mejores a√Īadas de los vinos de M√°laga

El a√Īo 2005 result√≥ ¬ęexcelente¬Ľ para los vinos de M√°laga seg√ļn el Consejo Superior de las Denominaciones de Origen. Adem√°s, siempre seg√ļn esta entidad, los a√Īos 2001, 2003 y 2004 resultaron calificados como ¬ęmuy buenos¬Ľ.

Las localidades del vino de M√°laga y Sierras de M√°laga

Son muchas las localidades que conforman esta D.O., por lo que haremos un breve recorrido por áquellas más relevantes en relación con el mundo del vino. Haremos referencia a su gastronomía, patrimonio monumental y rincones naturales, elementos todos ellos de gran atractivo para sus visitantes.

  • Fuente de Piedra. Este peque√Īo pueblo es conocido por encontrarse en √©l la laguna m√°s extensa de Andaluc√≠a, en la que anidan y se reproducen el mayor n√ļmero de flamencos de la pen√≠nsula. Es un pintoresco pueblecito de primorosas y blancas casas en el que el turismo rural se ha convertido en una importante actividad econ√≥mica. Entre sus monumentos podemos destacar la Fuente de la Piedra, erigida en el siglo XVIII, la iglesia de la Virgen de las Virtudes construida en el siglo XIX y la Casa del Conde del Castillo del Tajo de estilo neocl√°sico. Tras pasear por sus hermosas calles, lo mejor es hacer un descanso en uno de sus mesones en donde podremos reponer fuerzas con alguno de sus sabrosos platos t√≠picos como la porra, las migas, el gazpacho y las perdices encebolladas acompa√Īados de un buen vino de la comarca. Son varias las bodegas ubicadas en esta localidad las que, sin renunciar a los adelantos tecnol√≥gicos, siguen manteniendo la tradici√≥n en los procesos de elaboraci√≥n de sus vinos, entre los que destaca el vino dulce.
  • Mollina. Es este un municipio muy antiguo aunque su nombre procede de la √©poca romana. Es un pueblo de calles rectas y largas, con casas encaladas y con rejas en las ventanas. Quedan restos del castillo de origen √°rabe al pie de la sierra de La Camorra. Son de inter√©s tambi√©n la iglesia de Nuestra Se√Īora de la Oliva, del siglo XVII en el centro del pueblo, y el convento de la Ascensi√≥n, del siglo XVIII. Otro de los atractivos de esta localidad son los lugares de inter√©s arqueol√≥gico y espeleol√≥gico como las Cuevas de Almirez, de la Higuera y de los √ďrganos. Esta ciudad se ha convertido en pocos a√Īos en el mayor productor de vinos de esta denominaci√≥n de origen, habiendo obtenido alguno de los vinos elaborados aqu√≠ algunos premios en concursos y catas.
  • Antequera. Aunque en esta localidad no se encuentra asentada ninguna bodega, son muchos los bares, tabernas y restaurantes, en los que poder degustar el vino de M√°laga, acompa√Īados de magn√≠ficas tapas como la porra antequerana, las migas y las manitas de cerdo. En el punto m√°s alto de la ciudad se encuentra la alcazaba isl√°mica con su famosa torre del homenaje. Especial menci√≥n merece la colegiata de Santa Mar√≠a la Mayor del siglo XVI , el Arco de los Gigantes y el laber√≠ntico barrio del Coso Viejo donde se encuentra el Museo Municipal. Otro rinc√≥n de inter√©s es la plaza del Portichuelo, algo m√°s abajo de la alcazaba. No podemos dejar de mencionar el edificio del Ayuntamiento y la iglesia de los Remedios.
  • Valle de Abdalaj√≠s. Es un peque√Īo pueblo de blancas y empinadas calles, cuyas principales virtudes son su casco urbano y el paisaje hacia el que se abre. De la √©poca de dominaci√≥n musulmana se conservan restos del castillo de Hinz-Almara, construido sobre los restos de un poblado ib√©rico. De su patrimonio hist√≥rico se conserva el trazado √°rabe de la urbe. La antigua Posada del siglo XVI es considerada una de las primeras casas que conformaron la ciudad. Son lugares de inter√©s la ermita del Santo Cristo de la Sierra desde donde se puede contemplar unas excepcionales vistas, la iglesia de San Lorenzo, y el Palacio de los Condes de los Corbos construido en el siglo XVI. Cansados tras tan larga caminata, hay algo mejor que dejarnos agasajar con la gastronom√≠a y el vino local? Algunos de sus platos t√≠picos son la porra, el gazpacho caliente, las migas, las gachas y otros varios; todo esto nos lo ofrecer√°n con la amabilidad que caracteriza a sus gentes, en alguna de las tabernas que salpican sus calles.
  • Ardales. Esta localidad nos ofrece un paisaje sereno e inquietante a la vez de extraordinaria belleza, en el entorno natural de los embalses del Guadalhorce y el Desfiladero de los Gaitanes. Especial menci√≥n merecen las ruinas del castillo de la Pe√Īa del siglo IX, entre las que sobresale la iglesia de la Virgen de los Remedios, de estilo mud√©jar, que data del siglo XV pero fue reformado en el XVIII. La gastronom√≠a de Ardales se basa en guisos a base de cabrito y cordero, como la caldereta, as√≠ como en productos del cerdo y el gazpacho. Todos estos sabrosos platos podemos degustarlos en sus restaurantes, acompa√Īados, como no pod√≠a ser de otra forma, de un vino, de los de la tierra.
  • Ronda. Esta localidad es un monumento en s√≠ misma. Cada calle, cada rinc√≥n, cada paisaje, es un delite para los sentidos. Cabe destacar el Puente Nuevo que se asoma al impresionante Tajo, imagen por antonomasia de la ciudad, junto al Puente Viejo y el Puente √Ārabe. En la zona antigua se encuentra la iglesia Mayor, la iglesia del Esp√≠ritu Santo, el Ayuntamiento, varios museos, el palacio de Mondrag√≥n y el palacio del Marqu√©s de Salvatierra. Esta zona est√° repleta de callejuelas y plazoletas de gran belleza. En la zona moderna se encuentra el Parador de Turismo, la plaza de toros, toda ella de piedra, el parque de la Alameda asomado al Tajo y las iglesias del Socorro y de la Merced entre otras. En su famosa calle de la Bola se pueden encontrar muchas tiendas, bares y restaurantes en los que reposar despu√©s de tan larga caminata, en los que podremos degustar sus platos t√≠picos y su vino, cuya calidad ha sido recuperada gracias al afan de modernos viticultores que han logrado que la elaboraci√≥n de vino contin√ļe siendo una actividad importante en esta localidad.
  • San Pedro de Alc√°ntara. Lo m√°s destacado en este municipio son las Termas romanas de las B√≥vedas, la Bas√≠lica paleocristiana de Vega del Mar, que incluye una necr√≥polis, la Torre almenara de B√≥vedas del siglo XVI, el templo parroquial del siglo XIX, bello conjunto colonial, y la Alcoholera, complejo industria que alberg√≥ unas bodegas que produc√≠an un vino moscatel de gran calidad y una f√°brica de alcohol, convertida hoy en centro cultural polivalente.

Muy importante

Cuando nos referimos a notas de cata lo hacemos en referencia a vinos muy bien criados y afinados. Vinos que han superado todas las pruebas y que han demostrado estar a la altura de los consumidores más exigentes.

En todas las Denominaciones de Origen hay vinos muy comerciales, vinos baratos que no se ajustan a una cata ciega. Por esa razón los descartamos.

Si usted desea someter a la cata de nuestros sumilliers un vino de su bodega o un vino de su preferencia sólo tiene que hacérnoslo saber poniéndose en contacto con nosotros.

Pero debe saber que nuestros sumilliers obrar√°n con justeza y es posible que no le guste lo que le digan del vino de su bodega o de su vino favorito.

Esperamos que entiendan que seamos tan estrictos. Todo ello redundar√° en beneficio de todos los amantes del vino.

Jaime Garrido
√öltimas entradas de Jaime Garrido (ver todo)

Deja un comentario