Vinos de Valencia

Historia de los vinos de Valencia

Los primeros vestigios del cultivo de la vid, y por ende, de la elaboración de vinos en la región valenciana, se remontan a la época del neolítico, habiéndose encontrado yacimientos arqueológicos, como tumbas, en las que se han hallado restos de uvas. En el siglo II a.C., se menciona el vino de Sagunto en obras de Juvenal y Marcial. Posteriormente, este vino fue muy apreciado durante la edad media. Desde antiguo, y debido a su excelente ubicación geográfica y a su puerto marítimo que mira la mediterráneo, Valencia ha exportado sus vinos durante casi toda su historia.

La D.O. Valencia, fue creada en noviembre de 1.976 y se compone de 80 bodegas y 67 municipios. Desde principios del siglo XX la modernización de sus bodegas y de las técnicas de elaboración han avanzado notablemente, lo que ha permitido ampliar el horizonte de los vinos valencianos.

Últimamente se ha permitido el cultivo de nuevas variedades como la sauvignon blanc y la syrah. La política de esta D.O. va dirigida a una menor producción para obtener vinos de mayor calidad. El área de cultivo se extiende a lo largo de 4 subzonas: Clariano, Alto Turia, Valentino y mistela de Valencia.

La zona de Clariano se encuentra al sur de la región, lindando con Játiva y Gandía y sus vinos gozaron de un notable prestigio en el pasado.

El Alto Turia se encuentra al oeste de Valentino y a 630 metros sobre el nivel del mar.

Valentino es la zona más extensa y se subdivide en tres áreas: Cheste y Marquesado, Campos de Liria y Serranía.

Moscatel de Valencia se encuentra en la parte occidental y a 110 metros sobre el nivel del mar.

Los vinos tintos, vinos rosados, blancos, espumosos de licor, espumosos aromáticos y rancios, son el resultado de distintas variedades de uva cultivadas en estas 4 subzonas. Cada uno de estos vinos tiene su peculiar forma de elaboración.

Las variedades de uvas que admite esta D.O. para la elaboración de sus vinos son las siguientes: como variedades blancas se cultivan la merseguera, malvasía, Pedro Ximénez, forcayat, moscatel romano, planta fina, macabeo, chardonnay, planta nova, tortosí, verdil, sauvignon blanc y semillón. Como variedades tintas se admiten la monastrell, garnacha tinta, caberntet sauvignon, pinot, noir, merlot, bobal y syrah.

En la actualidad se están llevando a cabo importantes inversiones en el sector, con el objetivo de mejorar la calidad de sus vinos y la creación de una identidad propia.

Climatología y suelo de los vinos de Valencia

El clima de Valencia es claramente mediterráneo, con una temperatura media anual que oscila entre los 12 y los 16° C, y un elevado número de horas de sol. No obstante, la mayoría de los viñedos se encuentran en el interior, donde el clima es continental, con temperaturas que pueden cambiar bruscamente en algunas noches de verano.

Algunas zonas son áridas o semiáridas, a pesar de las frecuentes tormentas que se producen en verano y en otoño. Los viñedos de Cheste se ven afectados por ocasionales granizadas y, sobre todo, por fuertes vientos.

En cuanto a los suelos, éstos varían según la altura, siendo de tipo fluvial en la zona costera, arcilloso a media altura y arenoso en las zonas más altas. Se trata de suelos del Mioceno y el Cuaternario, muy permeables y con excelente drenaje. En la zona de Valentino, Cheste y Marquesado cuentan con suelos calizos marrones y rojizos al igual que en Serranía. En el Alto Turia, los suelos son arenosos y en Clariano los suelos son arcillosos sobre una capa de caliza marrón.

Variedades de los vinos de Valencia

De todas la variedades blancas permitidas, la predominante es la merseguera y, entre las tintas, la tempranillo. Otras variedades experimentales son la merlot y la cabernet sauvignon.

Las vemos todas:

  • Merseguera. una planta que se adapta muy bien a casi todos los tipos de suelos y climas. Sus vinos son finos, excelentes y afrutados, de color pálido, frescos y fáciles de beber.
  • Planta nova. Es una planta originaria de Valencia, de maduración tardía. Se usa tanto para la elaboración de vinos, como de uva de mesa. Se suele combinar con otras variedades.
  • Chardonnay. Es una planta de fácil cultivo y muy sensible a las heladas. Se adapta bien a todo suelo que no presente una elevada humedad, es de brotación temprana y sus racimos son pequeños y densos. Sus vinos son elegantes, equilibrados, con mucho cuerpo, elevada acidez y armoniosos. En nariz es un vino intenso con toques ahumados a frutas maduras. En boca es graso con recuerdos tostados.
  • Sauvignon blanc. Se trata de una variedad blanca de origen francés. Sus mostos son muy aptos para la crianza en barricas.Producen vinos con inconfundibles aromas a pomelo y cassis.
  • Macabeo. Es una planta de brotación tardía, resistente a las heladas y sequías y sensible a las enfermedades. Sus vinos son de buena calidad, color pajizo con tonos verdes. En nariz presentan intensos aromas frutales, en boca son suaves y afrutados, elegantes, equilibrados y levemente amargos. Son vinos de baja graduación.
  • Pedro Ximénez. Se cree que fue Pero Ximén, soldado de los tercios de Flandes quien la trajo desde el valle del Rin, a donde había llegado desde las islas de Madeira y a éstas desde Grecia. Se trata de una vid de tronco robusto, hojas de tamaño medio-grande, de color verde fuerte mate y de uvas de piel fina y pulpa blanca.
  • Malvasía. Es una variedad que proporciona vinos muy aromáticos y frescos. Se trata de viñas muy sensibles a la podredumbre por lo cual necesita un seguimiento continuado.
  • Forcayat. Es una cepa de maduración tardía muy prolífica. Proporciona excelentes vinos varietales, bastante alcohólicos, con cuerpo, de color amarillo verdoso. En boca, resultan suaves y frescos, fáciles de beber.
  • Moscatel romano. Es una planta de maduración tardía procedente de Alejandría. Gusta de terrenos cercanos al mar y bañados por el sol. Se emplea para la elaboración de vinos de mesa, vinos dulces, mistelas y blancos secos.
  • Planta fina. Es una planta que se cultiva exclusivamente en la comunidad valenciana. Sus vinos son suaves y frescos, fáciles de beber.
  • Tortosí. Planta originaria del Levante español, que proporciona vinos blancos con cuerpo, suaves en boca y fáciles de beber.
  • Semillón. Cepa originaria de Francia, de productividad media. Proporciona unos extraordinarios vinos dulces. También se elaboran con ella vinos jóvenes de calidad, dulces o secos. Puede utilizarse en solitario o en combinación con otras variedades.
  • Monastrell. También conocida como Alcayata, Gayata y Garrut. Es una planta muy resistente a las heladas y la sequía. Sus racimos son grandes y compactos. Sus vinos son intensos, aromáticos, de color rubí y alta graduación. En boca son secos y carnosos.
  • Garnacha. Este tipo de uvas se encuentran en zonas cálidas y la calidad de sus vinos dependerá de los caracteres climáticos de la zona. Producen excelentes rosados muy afrutados. Los vinos tintos, muy aromáticos y con buena graduación, recuerdan en nariz la frambuesa y ciruelas pasas.
  • Cabernet sauvignon. Es una planta de fácil cultivo y muy sensible a las heladas. Procede del país vecino, Francia. Se adapta bien a todo suelo que no presente una elevada humedad, es de brotación temprana y sus racimos son pequeños y densos. Sus vinos son elegantes, equilibrados, con mucho cuerpo, elevada acidez y armoniosos. En nariz es un vino intenso con toques ahumados a frutas maduras. En boca es graso con recuerdos tostados.
  • Pinot. Es una planta de racimos pequeños y compactos muy extendida por todo el mundo. Produce vinos elegantes y alcohólicos, con intensos aromas a frutos silvestres.
  • Syrah. Algunos sitúan su origen en Oriente Medio mientras que otros lo hacen en Siracusa (Italia). Es una planta de bajo rendimiento que gusta del sol y el calor y resiste bien las enfermedades. Sus racimos son medianos y compactos. El vino que se elabora con ella es de gran cuerpo, aroma ahumado y de color rojo oscuro.
  • Merlot. Es una cepa vigorosa procedente de Francia, de elevada productividad. Es muy resistente a las enfermedades. Sus racimos son medianos y poco compactos. Sus vinos son suaves, de alta graduación, aromáticos y fáciles de beber. Presentan un color rubí con tonos violáceos y en boca recuerda hierba y especias. En nariz presentan aromas a ciruelas. Producen vinos equilibrados, con cuerpo, de color rojo con ribetes naranjas.
  • Bobal. Es una planta resistente a las sequías y a la filoxera. Sus vinos son de color cereza intenso, poco alcohólicos. En nariz son poco intensos, frescos y afrutados. Se complementa muy bien con otras variedades para su envejecimiento en madera.

La elaboración de los vinos de Valencia

Esta D.O. emplea distintos métodos en la elaboración de sus vinos. Algunos vinos tintos, se elaboran sin control de la temperatura durante la fermentación, aunque con una completa fermentación maloláctica en depósitos de acero inoxidable o de hormigón.

Los vinos blancos y rosados se elaboran en depósitos de acero inoxidable con un riguroso control de la temperatura y con fermentación maloláctica. El vino moscatel es un vino fortificado, encabezado para fermentar el mosto. En cuanto a los criterios de envejecimiento, los crianzas deben pasar tres meses en barricas, los reserva, seis y los gran reserva, nueve.

Los vinos de esta D.O. son muy variados. Los vinos blancos son muy aromáticos, frescos y afrutados, de bajo extracto y con una graduación que oscila entre los 10 y los 12°. Los vinos elaborados con la variedad monastrell, son vinos de intenso color, cuerpo y acidez media. Los vinos de licor son muy dulces y se elaboran a partir de las variedades moscatel y Pedro Ximénez. Los vinos tintos ligeros se elaboran con tempranillo y cabernet sauvgnon.

La graduación alcohólica de los distintos vinos es la siguiente:

  • Vinos blancos, mínimo 10% vol. D.O. Valencia
  • Vinos rosados, mínimo 10,5% vol. D.O. Valencia
  • Vinos tintos, mínimo 10,5% vol. D.O. Valencia
  • Vinos de licor y rancios, mínimo 15% vol. De la Tierra de Valencia
  • Vinos espumosos, mínimo 11% vol.D.O. Valencia
  • Vinos del Alto Turia: blancos secos, mínimo 10% vol. D.O. Valencia
  • Vinos de Valentino: rosados y tintos, mínimo 11% vol. D.O. Valencia
  • Vinos de Valentino: de licor y rancios, mínimo 15% vol. De la tierra de Valencia
  • Vinos de Clariano: blancos, mínimo 10% vol. D.O. Valencia
  • Vinos de Clariano: rosados y tintos, mínimo 11% vol. D.O. Valencia
  • Vinos de Moscatel: dulces, mínimo 10% vol. D.O. Valencia
  • Vinos de Moscatel: de licor, mínimo 15% vol. D.O. Valencia

En Valencia, el maridaje del vino pasa por sus excelentes arroces. Un arroz meloso, a banda, negro, … con un blanco fresco, un rosado o un vino joven es un placer de dioses.

El maridaje de los vinos de Valencia

Cuando decimos Valencia, se nos viene a la cabeza una enorme paella humeando el arroz dorado. Pero Valencia es mucho más que paella, bien es verdad que los valencianos son los reyes de los arroces en España. Además de la paella, los arroces a banda, al horno, de carne, de pescado, de marisco… Todos hacen las delicias de los amantes de la buena mesa.

Descorchar una botella de vino blanco, o un vino tinto ligero, en el momento justo de repartir el arroz sobre los platos es un lujo por poco dinero.

Una anguila con ajo y pimienta maridado con un buen vino rosado de Valencia es una delicia de plato antiguo y vino moderno que no debemos perdernos cuando pasemos por estas tierras de cocina auténtica.

La riqueza de la cocina de Valencia le viene del mar y de la huerta, del llano y del monte. Verduras, legumbres. Unas judías cocidas (muy poco, como aquí las hacen) bien se merecen una buena copa de vino tinto.

Y de postre o merienda lo tenemos todo… Desde unos fantásticos kakis de la Ribera hasta una horchata de chufa valenciana con «fartons», pasando por toda una paleta de pasteles que bien maridan con los mistela valencianos, los más reconocidos la mesa y en la misa (los mistela son vinos que se dedican a la consagración).

Las mejores añadas de los vinos de Valencia.

Según el Consejo Superior de las Denominaciones de Origen, las mejores añadas de los vinos de Valencia han sido las correspondientes a 2000 y 2005, que han sido calificadas como «excelentes».

Según esta misma entidad, 1993, 1994, 1996, 1998, 1999, 2001, 2003 y 2004 fueron años de cosechas «muy buenas».

Muy importante

Cuando nos referimos a notas de cata lo hacemos en referencia a vinos muy bien criados y afinados. Vinos que han superado todas las pruebas y que han demostrado estar a la altura de los consumidores más exigentes.

En todas las Denominaciones de Origen hay vinos muy comerciales, vinos baratos que no se ajustan a una cata ciega. Por esa razón los descartamos.

Si usted desea someter a la cata de nuestros sumillers un vino de su bodega o un vino de su preferencia sólo tiene que hacérnoslo saber poniéndose en contacto con nosotros.

Pero debe saber que nuestros sumillers obrarán con justeza y es posible que no le guste lo que le digan del vino de su bodega o de su vino favorito.

Esperamos que entiendan que seamos tan estrictos. Todo ello redundará en beneficio de todos los amantes del vino.

Jaime Garrido
Últimas entradas de Jaime Garrido (ver todo)

Deja un comentario