Vinos del Ampurdán C.B.

Historia de los vinos del Ampurdán-Costa Brava

La historia de los vinos del Ampurdán es la historia de los vinos de Cataluña.

Desde los primeros contactos con romanos, que importaban sus vinos hasta llevarlos a la capital del imperio, hasta que la terrible plaga de filoxera invade Francia, los viticultores del Ampurdán han cuidado de unas cepas que van, desde el pirineo hasta la misma Costa Brava.

En efecto, cuando la filoxera esquilma los viñedos franceses, las cepas más septentrionales de Cataluña se destinan al mercado galo. La barrera geográfica de los Pirineos impide que la plaga llegue hasta los viñedos ampurdaneses y de otras regiones de España.

El comercio de vinos con los franceses produce un intercambio también de tecnología y de saber hacer, que los ampurdaneses aprovechan para afinar sus vinos hasta conseguir excelentes vinos rosados.

En la actualidad, los vinos del Ampurdán se encuentran a la búsqueda de la excelencia. Los escasos viticultores de la zona realizan una importante labor de mejora, que tendrá sus resultados cuando la venta a granel de vinos de paso a vinos embotellados aptos para un mercado cada vez más exigente.

No estamos ante vinos del reconocimiento de los de La Rioja o La Ribera del Duero, pero los vinos ampurdaneses van camino de ser reconocidos por su laboreo tradicional y su elaboración moderna.

vinos de empordá

Las variedades del Ampurdán-Costa Brava

A la hora de elaborar los vinos tintos y rosados, los ampurdaneses emplean garnacha y cariñena.

Los vinos blancos, por su parte, se componen de las mezclas adecuadas de macabeo y garnacha blanca.

En la actualidad, también existen cepas importadas de cabernet sauvignon y chardonay.

Vinos nuevos y vinos viejos del Ampurdán

En el Ampurdán conviven la tradición y la modernidad. Los payeses han sabido, como nadie, preservar la tradición produciendo los clásicos vinos «garnatxa», de corte muy rancio, ideal para postre. Degustar este vino incunable es un verdadero placer y el mejor broche para una comida. Tomarlo nos lleva hasta un hilo de sueño que nos prepara para una buena siesta al abrigo de la Costa Crava.

Junto con este celo en el cuido de la tradición, los viticultores del Ampurdán han desarrollado los vinos «novell del Ampurdán» (vinos nuevos del Ampurdán) que responden de mejor manera a los gustos actuales.

El maridaje de los vinos del Ampurdán-Costa Brava

Esta D.O cuenta con un doble maridaje. De una parte los platos recios y contundentes del Ampurdán interior y de la otra la rica cocina mediterránea de la Costa Brava.

Los vinos tintos ampurdaneses maridan muy bien con platos autóctonos de reconocida tradición como el «pollo al vino» o el «conejo con caracoles». Resulta formidable esta combinación de sabores profundamente arraigados a la tierra.

Los embutidos ampurdaneses se han ganado una fama irrefutable. Resultan ideales como entrantes o para tomar el aperitivo con una copa de vino tinto del Ampurdán.

Los vinos blancos también tienen amplias posibilidades. Desde un fascinante «suquet de caballa» hasta una inolvidable «sepia ampurdanesa» todo son delicias del mar. Si a ello unimos el marisco de la rica despensa mediterránea disponemos de amplias posibilidades de maridaje.

¡Que aproveche!

Las mejores añadas de los vinos del Ampurdán

Las añadas calificadas como «excelentes» por el Consejo Superior de las Denominaciones de Origen son las correspondientes a los años: 1998 y 2005. Por su parte las calificadas como «muy buenas» por esta misma institución son las de los años: 1991, 1993, 1995, 1996, 1999, 2000, 2003, 2004 y 2006.

Las localidades del vino del Ampurdán

Son muchas las localidades de esta denominación de origen que han hecho posible, gracias al esfuerzo y dedicación de sus gentes, que los vinos allí elaborados hayan alcanzado el prestigio con el que cuentan en la actualidad. Haremos un breve recorrido por algunas de ellas, destacando el patrimonio cultural, natural y gastronómico con los que sus visitantes pueden deleitarse.

  • Figueres. Este municipio es la capital de la comarca catalana del Alto Ampurdán, y aunque no es una de las localidades más estrechamente vinculada a la actividad vitivinícola, es de obligada referencia por su patrimonio histórico artístico y por ser parada de viajeros y turistas que entran y salen de España, debido a su cercanía a la frontera con Francia. Este municipio es mundialmente conocido por ser la cuna del genial pintor Salvador Dalí, cuya obra se aloja en el Teatro-Museo Dalí, construido como teatro en el siglo XIX y restaurado a partir de 1966. Alrededor de este museo se extienden las estrechas calles del casco antiguo repletas de comercios y no muy lejos encontramos la Rambla salpicada de las terrazas de los cafés más tradicionales. Otro museo digno de ser recomendado por su singularidad es el Museo del Joguet que nos ofrece una amplia visión cronológica de la evolución de los juegos y juguetes de los más pequeños. El Museo del Empordá nos ofrece un amplio abanico del arte y arqueología de la comarca, desde la prehistoria hasta nuestros días, con una especial dedicación a la pintura catalana y ampurdanesa de los siglos XIX y XX.
  • Capmany. Es esta una pequeña población totalmente rodeada de viñedos, que cuenta en la actualidad con 6 bodegas asociadas a la D.O. En su casco antiguo podemos encontrar la iglesia románica de Santa Ágata, una auténtica joya de la arquitectura de la zona. Cabe destacar la Casa Oliveda, en la que, además de mostrar el proceso de elaboración del vino, es posible visitar el curioso Museu de les Aixetes, museo de grifos de barrica. Otra de las principales actividades de esta localidad es la producción de cavas así como de corcho, lo que nos da una idea de la enorme importancia que las actividades relacionadas con el vino tienen en el lugar. Sus calles están repletas de bares, tabernas y restaurantes en los que poder degustar la gastronomía local siempre regada con alguno de sus excelentes vinos o cavas.
  • Peralada. Peralada tiene un origen muy antiguo que data del año 500 a.C. En sus calles se conservan edificios de la época medieval. Sus gentes mantienen la tradición vinícola con la elaboración de vino y cava, siendo éstos los que han tenido tradicionalmente mayor presencia en los mercados. Podemos visitar aquí el convento del Carme del siglo XIV, con una iglesia gótica y un claustro románico. Desde su interior se accede al Museu del Vidre en el que se exponen más de 2.500 objetos de vidrio y el Museu del Vi instalado en las bodegas donde antiguamente se elaboraba el vino. También cuenta este convento con una magnífica biblioteca en la que podemos encontrar más de mil ediciones del Quijote. Por úiltimo no podemos dejar de mencionar su famoso castillo construido en el siglo XIV en el que cada verano se celebra el Festival de Música de Peralada. Y que mejor que terminar la visita culturar deleitándonos con su extraordinaria gastronomía y caldos, para lo cual contamos con una amplia oferta que abarca desde establecimientos de comida sofisticada hasta modestos chiringuitos en los que suelen acompañarse el típico pan con tomate con una copa de cava local.
  • Cadaqués. Se traduce por Cabo de rocas, es una población de tradición pesquera, cuyas industrias de salazones alcanzaron gran fama y prestigio en el siglo XIX, y aunque actualmente han perdido parte de su importancia, siguen teniendo peso específico en la economía local destacando entre sus productos las Anchoas de Cadaqués. Es un bello rincón que ha conservado la virginidad urbanística, lo que le confiere una fisonomía poderosamente atractiva. De obligada mención es el hecho de que celebridades como Dalí, Federico García Lorca y Eugenio D’ors pasasen algunos de los veranos de su juventud en esta pequeña localidad. En Cadaqués se elabora un excelente vino blanco que marida a la perfección con el pescado y el marisco fresco que aquí se desembarca.
  • Port Lligat. Es uno de los rincones más fascinantes de la Costa Brava, fuente de inspiración de gran parte de la obra de Salvador Dalí, el cual vivió allí durante más de 50 años. Es un espacio natural prácticamente virgen, con una cala de guijarros de aguas tranquilas y algunas barracas de pescadores. Podemos degustar en sus bares y tabernas un fabuloso pescado y marisco fresco, regado con un buen vino blanco de la zona.
  • Castelló d’Empuries. Es la antiuga capital del condado de Empúries que conserva un amplio legado de su pasado medieval, como importantes restos de las murallas y del palacio condal, la Llotja, la Cúria y prisión, el call judío o el Pont Vell sobre el río Muga. Su obra arquitectónica más destacada es la iglesia gótica de Santa María, también conocida como la catedral del Empordá.

Muy importante

Cuando nos referimos a notas de cata lo hacemos en referencia a vinos muy bien criados y afinados. Vinos que han superado todas las pruebas y que han demostrado estar a la altura de los consumidores más exigentes.

En todas las Denominaciones de Origen hay vinos muy comerciales, vinos baratos que no se ajustan a una cata ciega. Por esa razón los descartamos.

Si usted desea someter a la cata de nuestros sumilliers un vino de su bodega o un vino de su preferencia sólo tiene que hacérnoslo saber poniéndose en contacto con nosotros.

Pero debe saber que nuestros sumilliers obrarán con justeza y es posible que no le guste lo que le digan del vino de su bodega o de su vino favorito.

Esperamos que entiendan que seamos tan estrictos. Todo ello redundará en beneficio de todos los amantes del vino.

Jaime Garrido
Últimas entradas de Jaime Garrido (ver todo)

Deja un comentario