Vinos del Valle de La Orotava

Historia de los vinos del Valle de La Orotava

El Valle de la Orotava se encuentra situado al norte de la isla de Tenerife. La tradición vinícola en esta zona data de mediados del siglo XVI, cuando los conquistadores españoles introdujeron la vid en las Islas Canarias.

Las primeras cepas se sembraron en la finca El Burgado, en Los Realejos. Durante los dos siglos siguientes, el vino de Malvasía producido en el Valle de la Orotava alcanzó tal auge que, el Puerto de la Cruz se convirtió en el eje del comercio con países extranjeros. Algunos historiadores hablan de una exportación de 30.000 pipas de vino de malvasía desde el Puerto de la Orotava en tan solo un año. Gracias a esta hegemonía comercial se produce un notable desarrollo de los tres municipios del Valle: Orotava, Los Realejos y Puerto de la Cruz, instalándose en este último una importante colonia inglesa que trata de controlar el comercio de exportación de vinos. Desde este Puerto zarpan barcos repletos de vino con destino a la Península, Inglaterra, Países Bajos, África, América y Países Bajos.

Este auge comercial se mantuvo hasta que a mediados del siglo XVIII y debido al conflicto bélico surgido entre España e Inglaterra, comienza la crisis del vino de malvasía. Se apuesta entonces por la variedad Vidueño debido a su menor costo y riesgo para la exportación a EE.UU., y por su fácil transformación en aguardiente para su exportación a Cuba, Venezuela y México.

Desde entonces y hasta la fecha, la elaboración y comercialización de vinos se mantiene gracias a la constancia de los agricultores canarios y a la introducción de nuevas técnicas vinícolas. Gracias al apoyo recibido por este sector de la Consejería de Agricultura del gobierno de Canarias y del cabildo insular de Tenerife se han creado los consejos reguladores de vinos de Tacoronte-Acentejo, Ycoden-Daute-Isora, Valle de la Orotava, Valle de Güímar y Abona que pueden certificar la existencia y elaboración de sus vinos blancos, rosados y tintos. El 29 de diciembre de 1994 se publica la Orden por la que se reconoce la D.O. Valle de la Orotava y se aprueba su reglamento y el de su consejo regulador.

Climatología

En las islas Canarias se dan una gran variedad de climas según su orientación y altitud, debido a la influencia de los siguientes factores:

Los húmedos vientos alisios que soplan todo el año, procedentes del N.O. y N.E., refrescan el ambiente y suavizan las temperaturas.

El influjo del océano Atlántico, con su corriente fría de Canarias, que llega a todos los lugares dulcificando las temperaturas en la costa y cargando de humedad el aire.

La pluviometría media anual es baja, siendo las lluvias más abundantes en las vertientes orientales del norte que en las del sur y en las islas y lugares más altos que en las llanas y zonas de menor altitud.

Todos estos factores hacen de esta Comarca un espacio siempre verde y con un clima tan benigno que parece estar en permanente primavera. Durante el invierno la nieve se instala en la cumbre del Teide siendo esta zona bastante lluviosa a diferencia de la zona sur.

El suelo del Valle de La Orotava

El terreno desciende en un continuo plano inclinado desde las cumbres del Teide hasta la costa, donde encontramos playas de fina arena negra y acantilados. El suelo es de origen volcánico y gran fertilidad encontrándose zonas en distinto estado de evolución. Los terrenos donde se cultivan las vides son ligeros, permeables, ricos en minerales y con pH ligeramente ácido. El viñedo se cultiva en laderas y vaguadas en parrales fijos a unos 60cms de altura en forma de cordones múltiples trenzados. En la actualidad se está reconvirtiendo a espaldera gran cantidad de superficie y algo menos en parral bajo. Hoy en día no se cava la viña, labor que mejoraba la permeabilidad y aireación del suelo, así como la eliminación de las malas hierbas, lo que se resuelve en parte con el uso de herbicidas.

Los viñedos de los cuales salen los famosos vinos del Valle de la Orotava se sitúan entre los 400 y los 800 m y son conocidos con el nombre de medianías.

Variedades de los vinos del Valle de La Orotava

Uvas blancas.

  • Bastardo blanco. También conocida como aujubí, baboso blanco, baladí, amor blanco, calagraño, jaén blanco y valadí. Se trata de una cepa vigorosa que gusta de mucho sol. Sus racimos son grandes y compactos. Con ellas se elaboran vinos pálidos, de mediana graduación alcohólica y con aromas afrutados.
  • Listán Blanco. También conocida como albán, doradillo, dorado, horgazuela, Jerez, Jerez fina, listán común, palomino de Chipiona, palomino de Jerez, palomino del pinchito, palomino fino y tempranilla blanca. Es una uva de gran productividad, sensible al oídio y a la antracnosa. Son cepas de numerosos racimos, grandes y frondosos. Con ella se elaboran vinos generosos debido a su rápida evolución. Los vinos jóvenes son simples y neutros. Son vinos suaves, aromáticos, con escaso cuerpo, sabor fresco y color amarillo-verdoso.
  • Gual. También conocida como albilla, albillo, blanco del país, castellano, hoja vuelta, pardillo, uva perruna y pardina. Es de maduración temprana, robusta, muy resistente a enfermedades y de baja producción. Sus racimos son de pequeño tamaño y poco compactos. Sus vinos son de buena calidad, alcohólicos, muy sabrosos en boca, con mucho cuerpo, color dorado y potente aroma en nariz muy penetrante. Son vinos de sabor ligeramente dulce.
  • Forastera Blanca. También llamada gomera blanca. De racimos medianos y poco compactos.
  • Malvasía. También conocida como arinto do dao, assario branco, blanco fino, blanca roja, malvasía canaria, malvasía fina, subirat parent y tobia. Algunos creen que es de origen griego mientras que otros opinan que procede de Asia Menor. .No es una planta muy robusta y es muy sensible a las enfermedades. Sus racimos son de tamaño mediano y poco compacto. Produce un mosto interesante, untuoso y aromático. Abarca una gama que comprende desde vinos muy secos a vinos muy dulces. Se trata de vinos ácidos, con cuerpo y aromáticos, de color amarillo-verdoso.
  • Marmajuelo. También llamada vermejuela y vermejuelo. Sus racimos son medianos y compactos. Sus vinos son muy ácidos.
  • Moscatel. También conocida como gorda, hanepoot, muscat, samanna y saralamanna. Se supone que procede de Alejandría. Sus racimos son grandes y poco compactos, poco resistentes al oídio. Se usa para la elaboración de vinos de mesa, vino dulce, mistela y vino blanco seco. Los vinos son muy aromáticos y frescos.
  • Pedro Ximénez. También llamada Pedro Jiménez, Pedro Ximén, Ximén y Ximénez. Es una planta muy sensible a las enfermedades, a la que le gusta mucho el sol. Sus racimos son medianos y compactos. Sus vinos son de excelente calidad. En boca son dulces, afrutados y suaves. Con ella se elaboran los generosos secos y dulces.
  • Torrontés. También conocida como albariño francés, huevo gallo y aris. Es una cepa muy robusta y de maduración temprana. Sus racimos son grandes y poco compactos. Es ideal para mezclarse con otras variedades. Sus vinos son ácidos y aromáticos.
  • Verdello. Se conoce también como verdeja, botón de gallo blanco, verdeja blanca verdelho y gouvejo. Es una planta de brotación temprana, de racimos pequeños. Con ella se elaboran vinos de baja graduación alcohólica y muy aromáticos, de color amarillo-verdoso. En boca son afrutados, algo amargos, con cuerpo y suaves. Actualmente se utiliza para la producción de vinos jóvenes.
  • Vijariego. También conocida como bujariego, Diego, moscatel Diego y verijadiego blanco. Su cepa es robusta y de elevada producción. Sus racimos son grandes y de uvas gordas. Sus vinos son frescos y afrutados, de color pajizo.

Uvas tintas.

  • Bastardo negro. También conocida como baboso negro, María Ordoña y merenzao. Es una cepa muy resistente a las enfermedades. Sus racimos son pequeños y compactos. Los vinos elaborados con ellas son muy aromáticos, ácidos y de alta graduación. Proporciona buenos vinos como varietal y como complementaria.
  • Listán negro. También conocida como forestera de Tegueste, forastero negro, almuñeco, listán morado, listán prieto y negra común. Es una planta muy vigorosa y resistente a las enfermedades. Sus racimos son medianos y compactos. Los vinos son tintos jóvenes frescos, aromáticos y muy frutales. Para proporcionarles acidez se suele complementar con otras variedades.
  • Malvasía rosada. Sus racimos son medianos y poco compactos. Habitualmente se usa como complementaria.
  • Moscatel negra. Se cultiva fundamentalmente en las Islas Canarias aunque también podemos encontrarla en Cataluña.
  • Negramoll. También conocida como negra mole, mulata y negramolle. Es una planta de elevada productividad. Sus racimos son medianos y compactos. Con ella se elaboran vinos suaves, frescos en boca y muy aromáticos en nariz a fruta madura y especias.
  • Tintilla. También conocida como graciano, cagnulari sardo, cagnovali, cagnolate y bastardo nero. Es una cepa robusta de bajo rendimiento y brotación tardía. Es muy resistente a las plagas y muy sensible a la humedad. Sus racimos son grandes y compactos. Sus vinos son suaves, de color rojo, elevada acidez y muy aromáticos.
  • Vijariego negra. Se cultiva exclusivamente en las Islas Canarias y se usa como complementaria.
  • Principales uvas blancas. Gual, malvasía, verdello y vijariego.
  • Principales uvas tintas. Listán negro, malvasía rosadan y negramoll.

Tipos de vino del Valle de La Orotava

  • Vinos Blancos. Son vinos más abundantes en la zona occidental, Pago de la Perdoma, Cruz Santa, El Mocán y Piñera. Se trata de vinos blancos jóvenes de color amarillo pajizo con tonos limón, limpio y brillante. En nariz presentan sutiles aromas frutales mezclados con anisados. Algunos agradables amargos acompañan a los excelentes retronasales.
  • Vinos Rosados. Son vinos de color frambuesa y excelente limpieza. En nariz ofrecen aromas a frutos silvestres. Suave y fresco y buen desarrollo posterior. Gran calidad en la vía retronasal donde resaltan grandes aromas florales. Se trata de vinos rosados de excelente frescura.
  • Vinos tintos. Estos vinos se producen sobre todo en la parte oriental y central del Valle. Son excelentes vinos jóvenes producidos con las variedades Listán negro y Negramoll. Presentan un vivo color rojo guinda con tonos violeta, cubierto y limpio. En nariz presenta aromas frutales variados. En boca son suaves, con buen equilibrio y retrogusto.

El maridaje de estos vinos va a depender de nuestra elección. Como sugerencia, un buen guiso de pescado canario (una «vieja» por ejemplo) y un rosado a su temperatura.

Las mejores añadas de los vinos del Valle de La Orotava

Según el Consejo Superior de las Denominaciones de Origen, las mejores añadas de los vinos del Valle de la Orotava se corresponden con las cosechas de 1996 y 1997, calificadas como » muy buenas» por esta entidad.

Muy importante

Cuando nos referimos a notas de cata lo hacemos en referencia a vinos muy bien criados y afinados. Vinos que han superado todas las pruebas y que han demostrado estar a la altura de los consumidores más exigentes.

En todas las Denominaciones de Origen hay vinos muy comerciales, vinos baratos que no se ajustan a una cata ciega. Por esa razón los descartamos.

Si usted desea someter a la cata de nuestros sumillers un vino de su bodega o un vino de su preferencia sólo tiene que hacérnoslo saber poniéndose en contacto con nosotros.

Pero debe saber que nuestros sumillers obrarán con justeza y es posible que no le guste lo que le digan del vino de su bodega o de su vino favorito.

Esperamos que entiendan que seamos tan estrictos. Todo ello redundará en beneficio de todos los amantes del vino.

Jaime Garrido
Últimas entradas de Jaime Garrido (ver todo)

Deja un comentario